Pastificio Spaccanapoli

Pastificio Spaccanapoli

#comeconunpana...

Con este hashtag te ayudaré a identificar un buen lugar para compartir con un pana de conversación y buena comida.

El segundo spot escogido para esta sección llegó a mi gracias a mi buen amigo Harold Jessurun. Por varios meses Harold me ha tratado de invitar a almorzar pero siempre tenía algún compromiso previo. Finalmente el viernes pasado encontré un espacio y me encontré con Harold en este rinconcito de la Eleanor Roosevelt. Sin temor a exagerar, comí de las mejores pastas que se puedan saborear en Puerto Rico. Hoy el sabor que nos une es el de Pastificio Spaccanapoli.

papas INSERT

Pastificio Spaccanapoli no es un restaurant, pero cocinan mejor que en muchos de ellos.

No tiene letrero. No parece un restaurante. Excepto por una pequeña pizarra afuera, ni siquiera parece que está abierto. Sin embargo en el corazón de la Ave. Eleanor Roosevelt (#229), en Hato Rey, puedes tener una auténtica experiencia italiana donde "mangiare è un piacere."

monda

En realidad, Pastificio es una fábrica de pastas frescas. Todos los días sus dueños se amanecen para crear la pasta más fresca y venderla a los mejores restaurantes de la Isla. De igual forma cualquier amante de las pastas frescas puede escoger entre toda la variedad y comprarla por la libra.

monda

Pero en un rincón de esta singular fábrica, existe una pequeña cocina en donde el dueño cocina una variedad bastante extensa de salsas, tomando en cuenta de que todo lo hace solo.

lava

Como en todo restaurante italiano, utilizo la Amatriciana como la prueba de cuán buenos y sensibles al paladar son en la cocina. Lo que llegó a mi mesa en Pastificio Spaccanapoli fué una obra de arte. La tocineta no abrumaba el plato, los tomates eran dulces, la cebolla tierna. Solo de recordarlo se me hace agua la boca.
cocina

Hubiese deseado un poco de queso romano con mi plato, pero para ser justo, ni siquiera lo pedí. Estaba tan rico que solo queria degustar lo que tenía frente a mi.

Siempre pregunta que recomienda el chef fuera del menú. Por lo general lo más rico no lo encuentras escrito en una pizarra.

Sin embargo la gran joya fueron unos raviolis rellenos de calabaza en salsa de crema. Un plato que no encontrarás en el menú, pero con suerte puedes convencer al dueño que te prepare con tiempo. Sí, leyeron bien. Raviolis rellenos de calabaza. #VeganDreamPlate. La crema era tan liviana que no me llené con este plato. Traté bobamente de sacar la receta solo para recibir una lección de como hay que ser italiano para poder entender la mezclas de sabores. Eso me dolió, pero estaba tan rico que mi corazón lo perdonó rápido.
cocina

No es un restuarante. No hay meseros. No hay ninguna expectativa real de que te den tu plato a tiempo. Pero cuando pruebes un bocado, entenderás porque muchos van a comer a este pequeño secreto y deciden mantenerlo muy callado.